Tour 2017: Muchos rivales para sólo un ganador

Ya estamos en la última semana del mes de junio y con un calor sofocante que empieza a traernos a la mente los calurosos mediodías del mes próximo, con el tour en la televisión y media familia en la siesta. Unas tardes que comienzan cuando la etapa se ha terminado, o bien cuando la retransmisión saca la clasificación provisional de la general.

El verano ya está aquí y los deportes típicos de estas fechas comienzan a aparecer. También comienzan a llegar las quejas porque quieres ver a tu corredor favorito hacerse con la victoria y que rollo es el ciclismo, “anda cambia de canal”. No lo entienden.

Llegan las tardes de gloria, de luchar contra uno mismo por ser el mejor contra el muro, por lanzarse sin miedo contra la gravedad porque: sino puedes atacar subiendo, ataca bajando. Las tácticas de equipo cambian a cada kilómetro, lo abanicos en la única tarde de viento de verano se topan en tu contra y las opciones de victoria o podio desaparecen. Llegadas multitudinarias en las que todos quieren pasar los primeros, estar protegidos de una mala caída y no poder acabar.

Viene la mejor vuelta por etapas, un espectáculo único que se repite cada año, y que desde comienzos del siglo pasado consigue sacar de la siesta a unos pocos, logra que algunos locos cojan sus bicicletas recorran la distancia hasta el paso más cercano de la carrera, o quizá un punto atractivo, y se ponga a ras de carretera a animar a esos valientes que dan cada gramo de fuerza que tienen en el cuerpo para ofrecernos unas horas de diversión y hacerse con la gloria eterna que da el Tour de Francia.

La caravana comienza a cerrarse, los equipos ya nos dan a conocer sus 9 corredores para esta edición, ciclistas con los que esperan llenar sus vitrinas de triunfos. Este año se  nos abre un abanico muy amplio de aspirantes al título general y que en pocas ocasiones hemos podido disfrutar. Un privilegio que nos concede el destino para pegarnos al televisor o a la cuneta y no soltar el aire hasta que el pelotón nos quite las pegatinas en su frenético paso.

Analizamos las opciones de los principales favoritos:

Chris Froome.

froome

El africano es sin duda el principal favorito para ganar la Grande Boucle. El ciclista con más tours del pelotón y el gran dominador de los últimos años gracias a su potencia en la contrarreloj, un estilo peculiar pero muy efectivo en las subidas y un gran equipo para arroparle en los kilómetros difíciles.

Aunque este año no se ha mostrado tan fuerte en la Dauphiné, y ha llevado una preparación a la gran ronda francesa distinta a las de otros años, de forma accidentada y sin grandes triunfos; el momento decisivo es a partir del 1 de julio y el ciclista del sky no nos ha dado nunca lugar a no creer en él.

Además, cuenta con el mejor equipo sobre el papel. Tiene a tres grandes escaladores (Landa, Nieve y Henao) que le llevaran a rueda hasta las herraduras decisivas, 3 de los mejores rodadores (Rowe, Thomas y Kiryienka) para llevarle bien colocado en el pelotón en las etapas “llanas”, y otros dos corredores (Knees y Kwiatkowski) que sirven tanto para un roto como para un descosido.

De esta forma, y aunque la organización del Tour se busque la vida para hacer recorridos anti-Froome, el tricampeón de la ronda francesa buscará demostrar en la carretera que sigue siendo el más completo en carreras de tres semanas.

Nairo Quintana. 

QUINTANA ROJAS Nairo Alexander

El eterno segundo en la era Froome llega a la ronda francesa lastrado por haber disputado el Giro, y seguramente algo tocado mentalmente al no poderse llevar la maglia rosa.

El corredor colombiano se apoyará en la montaña y en su mejor recuperación para asentar las bases de su primer triunfo en el Tour. Su ambición es desmedida y seguro que no se conformará con sólo luchar, y con un equipo que confía plenamente en él para llevarse la victoria pedaleará a tope por el maillot amarillo.

Cuenta con un equipo que no tiene nada que envidiar al del Sky y que se emplearán a muerte por su líder en el que confían y al que se deben. Destaca Valverde que podría pensar en que tras la participación del colombiano en el Giro podría volver a ser el líder para el tour, pero ya ha declarado que viene a trabajar para Nairo.

Por lo tanto, el ciclista del Movistar, buscará la victoria apoyado en un gran 9 que ha conformado Unzué para él y en las llegadas en alto, en un recorrido que le beneficia más que otros años al no haber tanta contrarreloj (tan sólo 36 kilómetros). Así, sin el lastre de estas etapas y con abundantes finales en alto, el “escarabajo” confía en subir al escalón más alto del podio en los Campos Eliseos.

Richie Porte. 

porte

Uno de los principales favoritos sobre todo tras su gran actuación en la Dauphiné, aunque con la duda de si llegará con energías a la última semana para defender lo ganado.

El ciclista australiano es un gran especialista contra el crono y va muy bien hacia arriba, con estos argumentos apostar por él como ganador no sería una locura. En su contra cuenta con la vitola de ser un corredor irregular y que no es un gran fondista que llegue a la tercera semana con las fuerzas necesarias para resistir entre los favoritos.

Veremos si se confirma en la ronda francesa el paso al frente que parece estar dando este año el corredor del BMC y afianza su candidatura a las grandes vueltas.

Romain Bardet. 

bardet

El cliclista francés y gran animador del pasado Tour seguramente sea uno de los olvidados por las casas de apuestas. Su escaso rendimiento en la contrarreloj y una temporada por debajo de lo esperado hasta el momento, dan valor a estas. Pero no olvidemos que corre en casa y es un ciclista joven y que viene con mucha hambre.

El corredor del AG2R tras su paso adelante el año pasado quiere refrendar esa gran actuación con otra este año y acabar con el vacío de corredores franceses en lo alto del podio de París. Lleva consigo unos grandes compañeros que le ayudarán a pasar los momentos difíciles en la carretera y que buscarán la mejor forma de hacerle ganar ventaja contra sus rivales.

El francés cuenta con una pedalada grácil en las escaladas y una valentía que le permite atacar sin dudarlo en las cuestas más inclinadas. Aunque esta estrategia de ataques incesantes puede hacerle desfallecer y perder un tiempo valioso.

Con estos puntos fuertes y con estos defectos el ciclista sobre el que recaen las esperanzas del país anfitrión buscará darles de vuelta todo el apoyo con una victoria final.

Alberto Contador. 

contador

El corredor madrileño es la gran esperanza española un año más. En esta décima edición tras su primer entorchado buscará  volver a lo más alto, algo por lo que lleva luchando muchos años y que por caídas o por ser visto superado por sus rivales, no ha podido culminar las últimas temporadas.

El ciclista ahora de Trek cuenta con un equipo inferior al de sus rivales, algo a lo que ya está acostumbrado y que no le sirve de escusa para justificar sus derrotas. Contador, por otro lado, cuenta con un conocimiento minucioso de la carrera francesa y de una intuición especial para saber cuándo romper la carrera.

Además, su estilo de escalador bailarín se ha visto completado con una gran técnica para afrontar las contrarrelojes por lo que es un corredor muy versátil que es capaz de ganar en alto como en una contrarreloj, como hizo en sus buenos años como favorito y campeón del Tour.

Así, y pese a su edad y a estar quizá un peldaño más abajo que los demás favoritos, su experiencia y su adaptación a las variables  de la carrera le hacen un corredor muy peligroso para cualquiera de los rivales y una rueda a la que marcar.

Aru – Fuglsang.

aruflugslang.JPG

A falta de una bala ganadora el Astana trae a dos. Sobre el papel parece que el líder será Fabio Aru, que en los últimos días con el título de campeón italiano ha vuelto a recuperar confianza. Aunque con la victoria en la Dauphiné y su excepcional estado de forma hacen que Jakob Fuglsang gane peso en el equipo a la hora de tomar la decisión sobre a quien sacrificar en post del otro.

De esta forma, el equipo Kazajo se convierte en un rival importante en la carretera. Si bien es cierto que ambos corredores no iban con el papel de favoritos a la ronda francesa, la unión de ambos les hacen peligrosos. La juventud, la fuerza y la osadía del italiano se suman a la experiencia y a la fuerza del danés en un temible dúo que se organizará para desestabilizar las estrategias rivales.

Sin embargo, esta dualidad puede verse rota si uno demuestra su debilidad y no acepta su papel de bregador para su compañero. Una unión difícil en cuanto la carretera se estreche y las herraduras comiencen a madurar las piernas y el ímpetu de los corredores.

Chaves – Simon Yates. 

chavesyates.jpg

Por último nos encontramos al dúo del equipo Orica. Dos corredores muy distintos pero que tienen que compenetrarse en la carretera para poder disimular sus defectos ante el potencial del resto de favoritos.

La explosividad y frescura de Chaves en el desnivel se tienen que unir al sufrimiento y constancia de Yates para pasar la alta montaña y llegar con fuerza a la última y decisiva semana. Una última semana en la que el colombiano suele fallar. Yates por su parte, a la sombra de su hermano en el Tour pasado deberá dar un paso adelante y mostrar el corredor de élite que mostraba en las categorías inferiores.

Este parece un dúo más fácil de mantener a lo largo de la carrera debido a sus caracteres menos altivos y más humildes. Además, y sabiendo la difícil empresa de alcanzar la victoria o incluso el podio final puede hacer que los hombres de Neil Stephens decidan lanzarse a buscar una victoria de etapa o la clasificación de la montaña, que no serán un premio menor para ninguno de estos corredores.

 

De este amplio ramillete de favoritos sólo uno subirá a lo más alto del podio en los Campos Eliseos, y puede que no sea ninguno de ellos. La dureza de la carrera, los nervios y las caídas de la primera semana, las lesiones, una enfermedad o el famoso tío del mazo pueden acabar de un kilómetro a otro con las posibilidades de cualquiera de ellos. Además, no hay que perder de vista a los segundos de fila o a otros rivales que pueden parecer menores (Louis Mentjes, Valverde, Thomas, Mollema, Buchman…).

No sabemos quien va a ganar el Tour, ni tampoco vamos a jugar a ser adivinos y pronosticar un vencedor. Lo que nos queda por delante son tres semanas llenas de emoción, nervios y alegrías en las que los ciclistas escribirán gota a gota otra página de gloria en las carreteras francesas.

PD: Para los aficionados al Topela, el juego online para los aficionados al ciclismo aquí os dejo mi equipo:

SKY FROOME, Christopher
BMC PORTE, Richie
ALM BARDET, Romain
ORS CHAVES, Esteban
BOH MAJKA, Rafal
UAD MEINTJES, Louis
BOH BUCHMANN, Emanuel
TBM IZAGIRRE, Ion
TLJ ROGLIč, Primož
QST BRAMBILLA, Gianluca
TLJ GESINK, Robert
ALM LATOUR, Pierre-Roger
BOH SAGAN, Peter
COF BOUHANNI, Nacer
FDJ DEMARE, Arnaud
SUN MATTHEWS, Michael
TBM COLBRELLI, Sonny
TLJ GROENEWEGEN, Dylan
UAD SWIFT, Ben
QST GILBERT, Philippe
BMC VAN AVERMAET, Greg
ORS ALBASINI, Michael
LTS DE GENDT, Thomas
KAT MARTIN, Tony
ORS KEUKELEIRE, Jens
SKY KIRYIENKA, Vasil
BMC ROCHE, Nicolas
AST VALGREN, Michael
DEN VOECKLER, Thomas

David Soria.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s