Doble sentido

Cada vez

estamos más lejos.

 

Y cada vez

más cerca.

 

Quizá estemos predestinados.

Quizá no.

 

Sólo nos conocimos,

o tal vez,

ni eso.

 

Y cada vez más cerca.

Y cada vez más lejos.

Cada vez menos juntos.

 

Porque llamas en mi nombre

y no estoy.

 

Porque sueño contigo,

despierto,

y no estás.

 

Yo tan de noche,

tú tan día.

Yo soy más de luna,

y tú tan sol.

 

¿Cómo quieres que estemos

si no coincidimos?

 

Trasnocho

para ver mi octava maravilla

el archipiélago de estrellas que te rodean

salpicando de acordes mi pertinaz noche.

 

Trasnocho

buscando la explosión final

que da inicio con cada amanecer.

 

Este no es un poema

con segundas intenciones

es una vía de escape

y no un camino de llegada.

 

No voy a llamarte

-no tengo tu teléfono,

pero tampoco te llamaría

si lo tuviera-.

 

No voy a llamarte

y proponerte un plan disparatado,

o hacerte mil promesas

que luego no cumpliré.

 

Esto es la vida real.

Tú sigue con tu vida

que yo seguiré con mis movidas,

pero ten claro

que mi vía de escape

es de doble sentido.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s